Séptima victoria consecutiva para un CBM que supo sufrir en Melilla

26 noviembre, 2017
  • Los granates se repusieron a un mal inicio de la segunda mitad para terminar venciendo por un claro 27-33 y seguir líderes

El Cajasur CBM consiguió su séptima victoria consecutiva tras superar a domicilio al Gimnástico de Melilla por 27-33. Los granates controlaron la primera mitad y se fueron con tres de renta al descanso, pero al inicio de la segunda mitad la escuadra local apretó de lo lindo para ponerse por delante. A partir de ese momento, y tras un tiempo muerto de Escribano, los granates reaccionaron perfectamente para terminar venciendo  de manera desahogada y sumar dos puntos en una pista en la que muchos de los grandes ya se han dejado puntos.

La primera parte fue de control y dominio granate a excepción de los primeros compases del partido. Salió con ímpetu el cuadro local, tomando pronto una primera renta de dos tantos, pero el Cajasur tenía claro que no podía confiarse y se puso el mono de trabajo para imponer su ritmo de juego y tomar las riendas en el electrónico. Del 4-2 se pasó en un abrir y cerrar de boca al 4-7 con cinco tantos consecutivos visitantes que aportaron una renta de tres goles con la que los cordobeses se iban a sentir más cómodos.

El problema para Escribano era el alto porcentaje de errores en lanzamientos, una constante a lo largo de la temporada y que se repetía en la pista melillense. A pesar de ello, los granates conseguían mantener a raya a su rival, gracias al acierto de Antonio Hidalgo y José Baena, alcanzando su máxima renta con una cómoda ventaja de 9-14 a falta de seis minutos para llegar al receso.

Parecía que los cordobeses podían romper el partido antes del descanso pero una postrera reacción local, con gol además a diez segundos de la conclusión, dejó el tanteo al ecuador con un abierto 12-15, una buena ventaja para el CBM pero con la que no se podía confiar porque Melilla en su pista aprieta muchísimo.

Y esa circunstancia la iban a sufrir de lo lindo en sus carnes los granates, porque a vuelta de vestuarios el cuadro local iba a salir volcado. Nano anotó poniendo el 12-16 pero a partir de ese momento los norteafricanos jugaron sus mejores minutos del partido. Entre Yusef Mohamed y David Álvarez se las apañaron para desarbolar a los granates, llevando a su equipo a igualar el partido primero, y luego a ponerse por delante (21-20) a falta de veinte minutos, obligando a Escribano a solicitar tiempo muerto.

La idea era tener un poco más el control del juego, que se había perdido desde el arranque del segundo acto. Los cordobeses consiguieron por lo menos cortar la sangría y agarrarse al partido para que el cuadro local no tomara rentas, y de esta manera se entró en una fase de intercambio de goles en ambas porterías, con Jorge Nazario y Yusuf Mohamed erigiéndose en goleadores por los dos bandos.

A falta de diez minutos, el Cajasur aprovechó la exclusión de Kerkapoly para tomar cuatro goles de renta (23-27), obligando ahora al técnico local a cortar la racha con un tiempo muerto. Parecía que se abrían claros en un cielo granate que se había nublado por momentos. Siete minutos estuvo sin anotar el cuadro local, hasta que el propio Kerkapoly lo hizo a falta de ocho para el final poniendo un 24-28 con el que los granates todavía no podían confiarse.

Pero Escribano templó los nervios con otro tiempo muerto y los cordobeses finalizaron el partido sin pasar excesivos apuros gracias a su reacción mediado el periodo y siendo conscientes de que sumaban dos puntos importantísimos en una pista donde muchos de los aspirantes a fase de ascenso se dejarán puntos. Un 27-33 que trae la séptima jornada consecutiva venciendo y una semanita más en el liderato.

FICHA TÉCNICA: GIMNÁSTICO MELILLA 27–33 CAJASUR CBM

MELILLA: Yunes Mohamed, Aguado (1), Álvarez (7), Campoy (1), Dondarza, García, Guirado (1), Kerkapoly (3), Brahim Mohamed (4), Yusuf Mohamed (9), Reduan Mohamed, Perez, Sel-Lam, Enríquez, Aranzana (1) y Arrachik.

CAJASUR CBM: Ramón, Aitor (5), Esteban (2), Nazario (9), Antonio Hidalgo (6), Nano (4), Pablo (1), Baena (5), Herrera, León (1), Morón y Rémi.

ÁRBITROS: Montero y Pérez (Madrid). Excluyeron por Melilla a Campoy, Guirado, Brahim Mohamed, Kerkapoly; y por el Cajasur a Pablo, Aitor y Esteban.

PARCIAL CADA CINCO MINUTOS: 4-2, 4-5, 5-8, 8-9, 9-14, 12-15 (descanso); 16-17, 20-20, 21-22, 23-26, 25-30 y 27-33.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la undécima jornada del grupo F de Primera Nacional disputado en el Lázaro Fernández de Melilla ante unos 200 espectadores. Presenció el encuentro el presidente de la RFEBM Francisco Blázquez.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Tweets

Temporada 2014-2015